Sexualidad

Zonas erógenas del hombre que nos provocan mucho placer

Ya todos conocemos las zonas erógenas obvias de los hombres, pero hoy  te vamos a contar algunos secretos que pocos conocen.

El cuerpo entero del hombre es susceptible de sentir placer. Sin embargo, algunas zonas concentran más terminaciones nerviosas que otras, y por lo tanto, al acariciarlas las sensaciones se intensifican.

Entre el labio inferior y la barbilla
Este pequeño espacio tan olvidado está lleno de receptores sensibles. Mientras lo besas succiona su labio inferior y acaricia con la punta de tu lengua debajo de su labio.

La manzana de Adán
Esta es una zona sumamente sensible; no la desprecies. Sin embargo, no la acaricies o beses de más : después de un tiempo la sensibilidad decrece y hasta puede sentir que lo estas estrangulando un poco.

La muñeca.
Jamás te imaginarías que esta parte del cuerpo proporcionaría tan grande placer. Comienza por darle pequeños besos alrededor de ambas muñecas , y después rodéalas con tu lengua, sube lentamente hasta los hombros y verás como se derrite.

El tobillo
Acarícialos y bésalos, sopla lentamente. Verás cómo se retuerce de placer.

Publicidad

La nuca
No hay hombre que pueda resistirse a unos besos en la nuca. Y menos si después comienzas a bajar, y sigues bajando…

Los pezones
Muchos hombres tienen poca sensibilidad en los pezones, y otros, mucha. ¿Por qué no lo averiguas por ti mismo? Puedes morderlos suavemente, colocarles hielo (con previo aviso) o simplemente besarlos. Lo más probable es que le guste.

El lóbulo de la oreja
Es la zona erógena por excelencia. Puedes besarlo y morderlo suavemente mientras le susurras algo sucio al oído.

Clavícula
La zona está llena de terminaciones nerviosas, por lo que si la muerdes o besas aumentarás muchisimo su excitación. Solo asegúrate de no causarle cosquillas.

Interior de los muslos
Esta zona es sumamente sensible, así que aprovéchala. Explórala con caricias suaves y besos. Puedes empezar por los tobillos e ir subiendo hasta llegar aquí.

Deja un comentario