Noticieros

Vladimir Putin de vacaciones con Dmitry Medvedev

Basta que conviertas tu país en uno de los más homófobos del mundo occidental para que ocurran cosas como esta. Vladimir Putin de vacaciones con el Primer Ministro del país Dmitry Medvedev. Lo gracioso de las fotos es que, como muchos comentan, parecen sacadas de un catálogo promocional de un resort gay.

En todas las fotos aparecen en posición cariñosa, simpática y de colegueo, practicando deporte, con ropa cómoda y con una confianza que solo tienes con aquel con el que compartes cama. Especialmente adorables son las imágenes del desayuno romántico, en el que un Putin muy atento sirve el té a su queridísimo primer ministro.

Está claro que el mundo odia la política homófoba y exclusivista de Vladimir Putin en Rusia, así que esta es una especie de acción de justicia divina que le devuelve un 1% de lo que él está causando en la vida de millones de homosexuales que no pueden vivir su vida de una forma normal y natural.