Salud

Redes de Apoyo para personas con VIH

Con un tratamiento responsable cualquier persona con VIH puede vivir de manera tranquila, llevando una vida sin más contratiempos que los que supone el día a día por temas familiares, de trabajo o estudio.

La medicina ha avanzado lo suficiente para garantizar el manejo del virus, haciendo que un diagnostico de VIH ya no sea motivo de enfermedad grave ni mucho menos una sentencia de muerte; sin embargo por culpa de los prejuicios algunas personas con VIH todavía experimentan rechazos en lo social, lo personal e incluso lo laboral.

Y es aquí donde las redes de apoyo juegan un papel importante. Ya sea con amigos, familiares o expertos en salud emocional, las redes de apoyo brindan un acompañamiento positivo para que las personas que viven con VIH aprendan que nunca estarán solas.

Varias investigaciones sobre el tema señalan los beneficios de estas redes de apoyo, resaltando las consecuencias positivas de las mismas sobre los estados de ánimo, calidad de vida y los sentimientos de empoderamiento de las personas que viven con VIH.

Para una persona diagnosticada con VIH contar con redes de apoyo presenciales siempre es bueno, pero a veces no se tiene un entorno amigable para hablar abiertamente del tema o resolver inquietudes, y es en estos casos donde las redes de apoyo virtual pueden jugar un papel importante.

En Colombia, por ejemplo, existe un grupo de apoyo llamado “Más que Tres Letras” (https://masquetresletras.org) que ofrece ayuda a través de encuentros virtuales, asesorías y charlas especializadas, en las que se busca hablar de VIH para educar, buscando el bienestar de las personas que viven y conviven con el virus.

Los redes de apoyo (ya sean presenciales o virtuales) ofrecen un espacio seguro y confiable para hablar del VIH sin prejuicios, realizando encuentros en los que se generan contactos con personas dispuestas a solucionar dudas, conversar y crear comunidad.

Personalmente puedo decir que gracias a estas redes de apoyo se aprende mucho sobre VIH, pero sobretodo, se aprende que tener una condición médica no define lo que somos y por eso la vida debe continuar.

Si fuiste diagnosticado con VIH y necesitas acompañamiento, no dudes en contactar tu red de apoyo más cercana.

Deja un comentario