Sexualidad

Olfactofilia: Cuando los olores nos excitan

¿Alguna vez saliste con un chico al que le pediste no bañarse antes de un encuentro sexual?… o ¿Te has excitado olfateando ropa interior usada?… Si los olores fuertes encienden tus ganas, entonces déjame hablarte de la Olfactofilia.

En palabras sencillas, la olfactofilia consiste en la atracción o excitación sexual producida por olores que emanan del cuerpo humano, especialmente aquellos provenientes de las áreas genitales o las axilas. Esto es más común de lo que se piensa pero puede variar de intensidad de una persona a otra. Las culpables de que sintamos atracción por estos olores son las feromonas que, aunque tienen un aroma imperceptible, hacen que el cuerpo reaccione ante ellas.

En el mundo animal este tipo de atracción generada por los olores propios de cada especie se da de forma deshinibida sin los frenos de la socialización humana, pero en nuestro caso los condicionamientos sociales, las restricciones culturales y las creencias religiosas nos cohíben a la hora de reconocer que los olores fuertes encienden nuestras ganas.

Publicidad

No hay nada de malo en excitarnos por un olor, de hecho la nariz siempre juega un papel importante durante el sexo, ya sea que disfrutemos del olor natural de nuestro chico o del perfume que usa. Que un aroma encienda nuestras ganas de sexo es normal e incluso existe toda una gama de términos para agrupar las diferentes formas de excitación olfativa.

Por ejemplo, existe el término “Antolagnia” que se refiere a la excitación que produce el oler perfumes o flores. También se habla de “Ozolagnia” para definir la excitación sexual que produce el olor de sudor humano o el “Renifleurismo” para la excitación muy intensa que produce el olor de la orina en algunas personas.

La variedad de gustos es amplia y todas ellas son válidas siempre y cuando no alteren la vida normal de las personas. Dicho de otra manera, tener un fetiche por los olores no está mal a menos que los aromas que percibes te impidan trabajar, estudiar o llevar una vida tranquila por culpa de la obsesión que supongan esos olores.

Ahora que conoces más sobre el tema, anímate a explorar los aromas de tu chico y descubre cuál de ellos te emociona más. Tal vez añadir ese juego olfativo a la hora del sexo le ponga más picante a la relación de pareja.

Deja un comentario