Latinoamerica

Mexico: Abogado gana el primer juicio por homofobia

En noviembre de 2015, Armando Ocampo, un destacado abogado de la Ciudad de México, fue despedido inesperadamente de su puesto en la firma de consultoría Chevez, Ruíz, Zamapirra y Cia. empresa en la que había trabajado a lo largo de 10 años y en la que había escalado debido a su destacado desempeño.

El argumento que le dieron para justificar su despido fue que la firma tenía un problema relacionado con su “visión corporativa por sus temas personales”, un eufemismo para informarle que era despedido porque unas semanas antes se había casado con otro hombre y la situación molestó a los integrantes de la empresa.

“Yo nunca lo oculté (su orientación sexual), yo era quien era y salía con las personas que tenía que salir, el tema es que cuando viene el 2015 y yo había topado la estructura corporativa del despacho. Yo ya podía ser nombrado como socio capitalista, ahí es cuando viene el tema de : voy a tener a un homosexual sentado a mi lado”, declaró Armando.

Armando presentó una queja por prácticas reiteradas de discriminación ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED). La denuncia que presentó estuvo acompañada de una serie de audios en los que se daba cuenta de la coacción que padeció y las amenazas que lo obligaron a renunciar.

Sin embargo, la instancia falló en su contra al determinar que la firma legal no incurrió en prácticas discriminatorias y que los audios solo revelaban “temas personales” y asuntos de “carácter empresarial” y “subjetivos”.

Ocampo apeló la resolución ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa del Poder Judicial de la Ciudad de México al evidenciar que CONAPRED incurrió en irregularidades al sentenciar su caso. Al mismo tiempo, Armando presentó dos demandas ante el Poder Judicial de la Federación de la Ciudad de México, una por daño moral y la otra por simulación de los actos corporativos.

“La autoridad encargada a nivel federal de haberme auxiliado (conapred), alteró mi expediente para beneficiar a la firma homofóbica. Quiso desvanecer pruebas para afectar mi defensa. Litigó en mi contra. Intentó dejarme sin una sola prueba para defender a dicha firma”, explicó en entrevista con Washington Blade.

El caso fue atraído por la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa del Poder Judicial, por lo que el pasado 5 de septiembre la instancia emitió una resolución en la que se determinó que sí hubo discriminación por homofobia en su despido.

Con esto, la sentencia a favor de Armando se convirtió en la primera en México en reconocer que existió un acto de discriminación basado en la orientación sexual del afectado, acto que resultó en su despido injustificado.

El caso de Armando sentó un precedente importante en materia de discriminación por homofobia, ya que el fallo determinó que la firma no pudo comprobar su inocencia, pues Ocampo poseía una destacable trayectoria y desempeño en el interior de la firma.

“(Esto representa algo) histórico, orgullo, abrir brecha, prevenir estos eventos en el futuro, generar visibilización en la sociedad; que tenemos derechos humanos y el no discriminar es un principio de rango constitucional, que aplica no solo en el gobierno, sino a particulares”, explicó Armando.

Como respuesta al triunfo de Armando, la firma Chevez, Ruíz, Zamapirra y Cia. presentó una denuncia en contra de Armando Ocampo por difamación en Nuevo León, único estado que condena con prisión este delito.

“No temo ser encarcelado por buscar justicia, si lo logra Chevez, pues que así sea. Mejor vivir de pie y manteniendo tu dignidad, a ser objeto de burlas, como ahora, con un acoso penal en mi contra”, explicó.

Deja un comentario