Historia LGTB

Luis II de Baviera el rey que moría por el músico Richard Wagner

Hay muchos relatos que aún no son contados y este es uno de ellos. Pocos lo saben, pero hubo un rey que se enamoró perdidamente de uno de los músicos más grandes de todos los tiempos. Esta es la historia del monarca que se moría por estar junto a Richard Wagner. Luis de Wittelsbach nació en el actual territorio de Alemania en 1845. Él fue hijo del rey Maximiliano II de Baviera y de la reina María de Prusia. Desde su nacimiento, Luis estuvo destinado a convertirse en el futuro soberano de los bávaros. Y esto se cumplió a la corta edad de 18 años. El joven rey se comprometió en matrimonio con su prima Sofía Carlota de Baviera. Sin embargo, él pospuso el enlace en repetidas ocasiones y nunca llegó a concretar la boda. Finalmente, ella optó por casarse con otro pretendiente y Luis continuó con su vida de extravagancias. Al joven monarca la fascinaban los castillos, y por ello gastó gran parte de su fortuna en la construcción de estos. Desde que era el príncipe heredero, Luis demostró una gran admiración por el músico Richard Wagner. Y a su llegada al trono se convirtió en el principal patrocinador de este artista, dándole un impulso importante a la carrera de este último. No obstante, los cortesanos no veían con buenos ojos la relación de Wagner y el rey. A la gente cercana al soberano le preocupaba la intromisión del músico en los asuntos de la política del reino. La influencia de Wagner en el rey El supuesto enamoramiento del rey por Wagner —quien era 32 años mayor— se reveló en la correspondencia que estos dos mantenían. Asimismo, para demostrar su apoyo, Luis pagó las deudas de Richard, lo invitó a Munich y después le ofreció un hogar en la ciudad de Lucerna. Los escritos que Luis II de Baviera eran bastante profundos y dejaban ver que la relación que ambos mantenían era muy cercana. El rey siempre se dirigió a Wagner de una forma muy cálida. Este es el fragmento de una carta de Luis a Richard: «Espero ganar fuerzas por ahora con este trabajo tranquilo. Esto es posible gracias al amor de un ser inimaginablemente bello y reflexivo… lo que él es para mí nadie lo podría imaginar. ¡Mi guardián! ¡En su amor descanso completamente y me fortalezco para completar mis deberes!». Por su parte, Richard Wagner escribió lo siguiente sobre el rey a la autora Eliza Wille: «El rey me ama ​con el profundo sentimiento y resplandor de un primer amor. Él percibe y sabe todo sobre mí, me entiende como mi propia alma. Quiere que me quede con él siempre». Durante gran parte de la vida de Wagner, el rey estuvo en las presentaciones de sus obras. Asimismo, el artista continuó frecuentando al soberano a lo largo de su vida. Finalmente, Richard Wagner murió en 1883 a la edad de 69 años. Luis II de Baviera falleció ahogado en 1886 cuando lo llevaron a pasear a un lago. Esto luego de que fuera diagnosticado con esquizofrenia y recluido a tratamiento psiquiátrico. Aunque mucho se ha especulado sobre un posible asesinato para quitarle el trono. Así, terminó una historia que nunca quedó del todo esclarecida.

Deja un comentario