Europa

Inglaterra: Reynhard Sinaga, el violador en serie que drogó y violó a al menos 48 hombres

Reynhar Sinaga ya cumple una condena de cadena perpetua –que implica un mínimo de 30 años– por cometer 159 delitos sexuales, entre los que se incluyen 136 violaciones a 48 hombres en Manchester

El hombre de 36 años, procedente de Indonesia, fue reconocido como el violador «más prolífico» que se haya juzgado en Reino Unido. La jueza se refirió a Sinaga como «un malvado depredador sexual» y lamentó que, probablemente,«la verdadera dimensión de sus crímenes jamás será conocida».

El condenado mantenía un modus operandi que aplicó en todas las agresiones. Desde su departamento, ubicado en el centro de Manchester, localizaba a hombres embriagados que salían de los clubes nocturnos de la zona o salía a la calle en su busca. A continuación, se presentaba ante ellos y les ofrecía ayuda para llamar un taxi, cargar su teléfono móvil o hablar y tomar la última copa en su apartamento. Una vez en el departamento, Sinaga disolvía una peligrosa droga llamada GHB en la bebida de sus víctimas, con la que les sedaba y le permitía abusar de ellos sexualmente. Las víctimas despertaban a la mañana siguiente desorientadas y en ocasiones avergonzadas, sin recordar nada de lo que había ocurrido en el apartamento la noche anterior.

Las agresiones se sucedieron hasta que una de las víctimas recuperó la consciencia mientras Sinaga abusaba de él y, tras forcejear, consiguió alertar a la Policía. Los agentes encontraron cientos de horas de vídeo en el móvil del agresor, donde se apreciaba cómo violaba a numerosos hombres en estado de inconsciencia y que incluso roncaban en algunos casos.

La Policía sospecha de que las agresiones se extendieron por un «periodo de diez años», a juzgar por las pertenencias de las víctimas encontradas en el apartamento de Sinaga. Además, pidieron a aquellas víctimas que no han hablado por vergüenza o miedo que se comuniquen con ellos para ayudar en la investigación o para recibir apoyo de psicólogos y especialistas.

Deja un comentario