Historia LGTB

Felipe I de Orleans, la historia del principe francés travesti

La corte de Versalles se caracterizó por su estilo extravagante y también por romper con lo tradicional. Una prueba de esto es la vida de un príncipe homosexual francés, quien además era travesti.

Felipe I de Orleans fue el único hermano de Luis XIV, el rey sol. El joven príncipe —quien era gay— ostentó diversos títulos a lo largo de su vida, pero el que más destacó fue el de duque de Orleans. Desde su juventud, Felipe mostró su orientación sexual de forma abierta y nunca trató de ocultarse.

Un príncipe travesti en Versalles
Según los historiadores, desde que era un niño, a Felipe le gustaba ataviarse con prendas femeninas y utilizar maquillaje. Pero no solo eso, el príncipe contaba con el apoyo de su familia para expresarse libremente. Debido a la afición del duque de Orleans de utilizar cintas y adornos en el cabello, su madre, Ana de Austria, lo llamaba con ternura «mi pequeña niña».

La afición de Felipe no solo era utilizar maquillaje y algunos ajuares. Cuando el duque de Orleans creció, asistía a los bailes organizados en Versalles vestido de mujer. Asimismo, en el día a día, Felipe I de Orleans gustaba de pasearse por los pasillos del palacio vestido como una joven campesina.

A pesar de que Felipe era homosexual, él cumplió con engendrar un linaje que asegurara una dinastía. Durante su vida, el duque de Orleans tuvo dos esposas. La primera de sus cónyuges fue Enriqueta Estuardo de Inglaterra, con quien tuvo cuatro hijos. La segunda esposa de Felipe I de Orleans fue Isabel Carlota del Palatinado, con quien engendró tres hijos.

No obstante, los grandes amores en la vida de Felipe fueron hombres. El primer personaje que ocupó el corazón del duque fue Julio Macini Mazarini Mazarino. Entre la lista de conquistas de Felipe I de Orleans figuraron otros nombres como Armand de Gramont y el marqués de Effiat, un colaborador allegado a su padre.

Pero el gran amor del duque fue sin dudas Felipe de Lorena. Según los historiadores, hasta el final de la vida de Felipe de Orleans, él y Felipe de Lorena fueron amantes. Una prueba de la relación entre ambos es que en Versalles los aposentos de los dos caballeros estaban juntos.

No obstante, Felipe de Lorena se aprovechó de esta relación, pues durante el tiempo que estuvo junto a Felipe I controlaba la casa de Orleans de forma severa. Algunos historiadores aseguran que Felipe de Lorena fue el culpable de la muerte de Enriqueta Estuardo, pues ella lo exilió. Y poco tiempo después de esto, ella murió en circunstancias extrañas.

Finalmente, Felipe I de Orleans murió a la edad de 60 años, el 9 de junio de 1701, víctima de un derrame cerebral.

Deja un comentario