Love

Dos hombres gays se divorcian para incluir a un tercero en el matrimonio

Adam Grant y Shayne Curran se conocieron en 2009, se enamoraron y, 2 años más tarde, se casaron felizmente. Pero un año más tarde conocieron a un chico en un bar, Sebastian Tran, y ambos se enamoraron. Bueno, los tres lo hicieron, y desde entonces viven juntos en Nueva Escocia, Canadá.

Puede parecer una locura, pero ellos lo ven como algo normal, no es lo más frecuente pero se sienten bien, son honestos consigo mismos y han llegado a un punto de entendimiento y sinceridad en el que pueden hacer lo que les hace más felices sin hacer daño a nadie. De hecho, el matrimonio de los dos primeros se disolvió para poder vivir de forma más equitativa. Un hecho curioso que llama la atención pero que nos muestra un caso que se aleja del vicio y nos enseña que una vída a tres bandas puede ser posible.

Deja un comentario