Apps

Cosas divertidas que te pueden pasar en Scruff

Desde hace varios años SCRUFF es mi App preferida a la hora de ligar. En lo personal amo hacer MATCH con otros, darle WOOF a los perfiles más picantes y activarme como Embajador para conocer a los chicos que visitan mi ciudad; pero justo hoy me estaba acordando de las situaciones más insólitas y divertidas que he vivido gracias a SCRUFF y por eso quiero compartirte algunas de ellas.

1. FINGIR QUE VIVO CON ALGUIEN
Una vez quedé con un chico en su apartamento y cuando estábamos en los previos para pasarla bien, su hermana mayor llegó de visita sin avisar y nos encontró en la sala. Ella vivía fuera del país y su vuelo hacía escala en la ciudad por una noche. Como el chico no había salido del closet con su familia me pidió fingir que yo era su compañero de apartamento y así me presentó delante de ella. La chica fue muy amable y nos invitó a comer, y aunque no pude irme a la cama con el chico esa noche, terminé ganando una deliciosa cena.

2. UNO MÁS EN EL PUEBLO
En navidad mi familia y yo viajamos a una casa campestre en la mitad de la nada. Como estaba con ganas de algo más, abrí SCRUFF y me salió un chico que estaba en una vereda cercana con ganas de plan sexy. Sin pensarlo me fui en moto a visitarlo pero cuando llegué su familia tenía armada una fiesta con los vecinos. El chico me recibió y, simulando que yo era uno más del pueblo, me pidió disfrutar de la fiesta un rato para no levantar sospechas… y ahí estuve bailando y comiendo hasta que nos pudimos escapar a un cuarto los dos.

3. EL PEOR LUGAR PARA PASARLA BIEN
Hace unos años conocí a un chico de SCRUFF con el que salí varias semanas. Como ambos vivíamos con nuestros padres no era fácil tener la casa sola para vernos, así que las ganas de ‘hacer cositas’ se iban acumulando. Finalmente un día me dice que nos veamos en una casa que estaba sola y yo llegué a la cita sin demora. Esa tarde, estuvimos juntos casi tres horas en una cama que se sentía algo dura pero igual la pasamos muy bien. Cuando terminamos, pregunté por curiosidad de quién era el apartamento donde estábamos y él me dijo: “De mi abuelo, pero él falleció hace unos días en esta misma cama”… Quedé pálido de la impresión.

4. UN TRIO FALLIDO
Una vez hice MATCH con dos chicos que me gustaron mucho y les propuse vernos en mi casa para hacer un trío. Ambos llegaron al tiempo y, para mi sorpresa, resultó que ellos ya se conocían y eran amigos. Se habían bloqueado mutuamente en SCRUFF para evitar ligar por error con el otro y terminaron encontrándose sin saberlo en mi casa. La situación se volvió un poco incómoda y al final terminé ligando solo con uno.

Publicidad

5. HACIENDO DE SICÓLOGO
Al año pasado conocí a un chico en SCRUFF que parecía perfecto: educado, guapo y de buen humor. Los dos la pasábamos muy bien juntos hasta que él empezaba a hablar de su ex… y entonces comenzaba a desahogarse de todo lo malo que le hizo y yo tenía que escucharlo y hacer de sicólogo. La situación alcanzó a repetirse dos veces… pero a la tercera vez que comenzó a llorar y hablarme del ex, le pedí que fuera a terapia para resolver el tema antes de retomar el intento de relación conmigo. Unas semanas después le escribí para saber cómo iba todo y me dijo que la terapia le había servido mucho pues había regresado con el ex.

6. UNA PRIMERA CITA MUY EXTRAÑA
Un primo de mi mamá falleció y yo la acompañé a la funeraria para dar el pésame. Como yo no tenía ninguna relación con el difunto me limité a hacer acto de presencia, pero mientras la gente estaba en pleno rezo, un chico comenzó a mirarme con ganas mientras escribía algo en su celular y en ese momento me entró un mensaje de SCRUFF que él me mandaba. El chico me reconoció por la foto de perfil y aprovechó que ambos estábamos ahí para invitarme un café… Y lo que empezó en el lugar menos apropiado para una primera cita, terminó convirtiéndose en una relación de varios meses.

7. EL COMPAÑERO DE TRABAJO
Llegué al apartamento de un tipo maduro que conocí por SCRUFF y como las ganas eran mutuas, no tardamos en meternos a la cama. La experiencia fue genial, pero cuando estábamos disfrutando de un pequeño descanso, me llegó un whatsapp de la empresa donde trabajo pidiéndome que llamara a uno de los jefes de área para algo urgente. Sin tiempo que perder, me disculpé con el chico mientras marcaba directamente al teléfono que me pasaron al whatsapp… Y justo en ese momento el celular del tipo empezó a sonar… Resulta que ambos trabajábamos para la misma compañía.

8. EL EX DE MI EX
Una vez me escribió por SCRUFF un chico que me propuso algo fetichista, y como yo andaba con ganas de experimentar cosas diferentes fui a su casa para vernos. Tuvimos una sesión interesante y debo decir que la pasé muy bien. El chico me agradeció por la experiencia y me dijo que con su ex nunca pudo disfrutar del tema porque a él no le gustaban los fetiches y eso era triste. Le dije que lo entendía muy bien porque yo había tenido un ex que también era cerrado para casi todos los temas… Y al final resultó que ambos hablábamos de la misma persona.

9. EL CHICO DEL UNIFORME
Estando de vacaciones en otra ciudad utilicé SCRUFF para contactar a un Embajador que me guiara en el recorrido. Así terminé conociendo a un chico que me recibió en su casa una noche. Los dos la pasamos muy bien y al día siguiente el chico se levantó y comenzó a vestirse con uniforme militar. Resultó que era piloto y al verlo vestido así descubrí que los hombres en uniforme encienden mucho mis ganas.

10. EL CHICO DE LOS PATINES
Una noche me escribió por SCRUFF un chico que me preguntó si a mí me gustaba usar ‘patines’. Le dije que sí y quedamos de vernos al día siguiente. Llegué a su casa patinando esperando salir juntos al parque, pero el chico me miró con extrañeza y me dijo: “Creo que leíste mal el chat, te pregunté si te gustaba usar PANTIES” Y se bajó un poco el pantalón para mostrar los suyos. Quedé muy apenado sin saber qué decir.

Deja un comentario