Salud

Como asear nuestro amiguito

Todo lo dicho es por el bien de tu salud, para que no llegues a pasar un mal momento como una vergüenza porque aquel que te la iba a chupar salió huyendo de la escena, por culpa del mal olor y extendió la anécdota con sus amigos, comentando la mala experiencia sufrida. Usa jabón hipoalergénico o neutro Primero enfócate en la base del pene que es donde está el vello púbico. Esta zona necesita ser lavada porque al igual que la axila, al momento de sudar desprende un olor fuerte. Si te lo rebajas o lo depilas es una muy buena idea, sobre todo en verano. Pero depende de tus gustos y como te sientas cómodo. El lavado es mucho más fácil sin mucho pelo en el camino. Si tienes prepucio O sea, que no tienes circuncisión, échalo hacia atrás para que el glande o la cabeza de tu pene quede descubierta, expuesta para ser aseada. Aplica el jabón en la zona Lava bien de arriba a abajo incluyendo el glande. No solo lo limpies o bañes por fuera, por dentro guarda malos olores. Cuando no lo haces se guarda una sustancia blanca que genera muy mal olor y un feo sabor, este se conoce con el nombre de esmegma. Esta sustancia es una combinación de las células muertas de la piel, los aceites y la humedad; y las bacterias a menudo se desarrollan en este espacio oscuro, húmedo y cerrado. Ya enjabonado aprovecha para lavar tus testículos El pene no es lo único que debe estar limpio, por eso aprovecha y extiende la limpieza también hasta la zona del recto, así disminuyes cualquier olor incómodo. Si andas fuera de la casa En la calle, en un bar y el ligue sale momentáneo, siempre lleva contigo toallitas de las que se usan con los bebes, úsalas para limpiar las áreas externas, descubre el glande ve a un baño y lávalo o en su defecto usa también las toallas.  

Deja un comentario