Espectaculos

Billy Porter confirma que es VIH positivo

El actor de 51 años Billy Porter revelo en una entrevista con The Hollywood Reporter que le diagnosticaron el VIH en junio de 2007, hace 14 años, y que lo ha mantenido en secreto durante todo este tiempo para casi todo su círculo más cercano, y que sobre todo ha intentado ocultárselo a su madre.

“Fue una casualidad. Tenía un grano en el culo, y cada vez era más grande y más duro, y entonces empezó a doler. Un día me dije: ‘Tengo que ocuparme de esto’, así que fui a la clínica Callen-Lorde y la chica de la recepción me dijo: ‘¿Quieres una prueba del VIH? Sólo cuestan 10 dólares’. Dije: ‘Sí, sí, ya es hora’. Me hacía la prueba cada seis meses, como se suponía. Así que fui, me drenaron el grano y me hicieron la prueba, y entonces el médico volvió y me miró. Yo estaba en plan ‘¿Qué?’ Se sentó y yo le dije: ‘No. Nooo’. Y me dijo: ‘La prueba ha dado positivo’. Guau”, recuerda Billy.

“Durante mucho tiempo, todo el mundo que tenía que saberlo, lo supo, excepto mi madre. Estaba intentando tener una vida y una carrera, y no estaba seguro de poder hacerlo si la gente equivocada lo sabía. Sería una forma más de discriminarme en una profesión que ya es discriminatoria. Así que intenté pensar en ello lo menos posible. Intenté bloquearlo. Pero la cuarentena me enseñó mucho. Todo el mundo tenía que sentarse y cerrar la boca”.

Publicidad

El actor confiesa que 2007 fue su peor año: le habían diagnosticado diabetes tipo 2 y su situación económica era muy mala, tanto que se tuvo que declarar en quiebra. “He vivido con esa vergüenza y la he llevado silencio durante 14 años”, dice en la entrevista. “Cuando crecer en la iglesia pentecostal con una familia muy religiosa vienes de donde vienes, ser VIH positivo se ve como un castigo de Dios”, añade con sentimientos encontrados.

Porter, que se mudó a Long Island con su esposo Adam Smith en medio de la pandemia, dice que los meses de confinamiento le hicieron pensar y sobre todo le empujaron a enfrentarse a los traumas personales de su vida, sobre todo a los abusos sexuales que sufrió desde los 7 a los 12 años a manos de su padrastro. “Siempre he estado traumatizado, eso que es lo que descubrí el año pasado. Pero esos traumas fueron a la vez me dieron fuerzas, fueron mi motor durante mucho tiempo. Mi trauma me sirvió y mi historia me sirvió para poder avanzar como persona”.

Sin embargo, Billy finalmente le contó la verdad a su madre durante la pandemia. “Así que le arranqué la tirita y se lo conté. Ella me dijo: ‘¿Llevas 14 años con esto? No vuelvas a hacerlo. Soy tu madre, te quiero pase lo que pase’. Y sé que no entendí cómo hacerlo al principio, pero ya han pasado décadas’. Y todo es verdad. Es mi propia vergüenza. Años de traumas hacen que un ser humano se ponga nervioso. Pero la verdad os hará libres. Siento que mi corazón se libera. He sentido como si una mano me hubiera apretado el corazón durante años y por fin todo ha desaparecido”.

Billy Porter se ha convertido, a la luz de los focos más brillantes, en todo un ejemplo de elegancia, personalidad propia e independencia de las nociones tradicionales del género. Sobre la alfombra roja, los supera a todos: siempre imponente, Billy Porter acierta con capas, vestidos, acepta los desafíos y consigue llevarse de calle cada ocasión en la que puede hacer alarde de su gusto por la moda.

Deja un comentario