Asia

Arabia Saudita: Hombre vivió con pinzas dentro de el por 4 años

Un joven, cuya identidad se mantiene anónima, fue a un hospital en Arabia Saudita debido a que tenía unas pinzas para depilar atoradas en su uretra. El hombre relató que, cuando tenía 18 años, había metido el objeto dentro de su nepe y se había quedado atorado. Debido a que no le causaba ninguna molestia, no se preocupó en ir a que se lo removieran, hasta ahora.

El caso se dio a conocer en la revista Urology Case Reports bajo el nombre Autoinserción de un cuerpo extraño en la uretra: una simple técnica endoscópica para remover pinzas de metal en una uretra masculina. Ahí, los doctores escribieron que el paciente no presentaba fiebre, escalofríos o algún otro síntoma de infección o enfermedad.

Esto es sumamente sorprendente si se tiene en cuenta que las pinzas dentro de la uretra del hombre medían aproximadamente 8 centímetros y contaban con dos puntas sumamente afiladas. De hecho, para poder removerlas, los cirujanos primero tuvieron que cerrar las pinzas por presión externa a través del eje del pene. Luego introdujeron una pinza endoscópica al cuerpo del hombre para poder sacar el objeto.

Los doctores ofrecieron ayuda psicológica al joven
Después de la operación, el hombre no presentó ninguna molestia y pudo ir al baño sin inconveniente alguno. Por esta razón se le dio de alta del hospital, no sin antes ofrecerle atención psicológica como parte del procedimiento médico. Para explicar por qué se le ofreció este apoyo, en el reporte publicado en Urology Case Report, los médicos comentaron lo siguiente:

«Los cuerpos extraños se insertan con mayor frecuencia en el tracto urinario por pacientes psiquiátricos, intoxicados o sexualmente curiosos».

El joven se negó a recibir la ayuda psicológica y salió del hospital con un peso menos. Y, aunque los médicos estaban sorprendidos por el largo tiempo que este hombre dejó pasar, comentaron que no es muy raro que pacientes de este tipo retrasen sus visitas a la sala de urgencias.

«En la gran mayoría de los casos, el paciente se siente culpable y humillado. Debido a esto, muchas veces no acude enseguida a pedir ayuda médica».

No es raro que los doctores reciban pacientes con objetos extraños atorados en la uretra o en otras cavidades. No obstante, de acuerdo con los médicos encargados de este paciente, este es el segundo caso en el mundo en el que se registran unas pinzas para depilar atoradas.

De acuerdo con ellos, extraer este tipo de objetos es sumamente difícil. Esto porque las puntas afiladas podrían fácilmente lastimar o abrir los tejidos de la uretra durante la remoción. Luego de haber conocido esta información, esperamos que este segundo caso registrado de pinzas atoradas sea el último del que nos tengamos que enterar.

Deja un comentario