Salud

20 mentiras que te han dicho sobre el VIH y el sida

En torno al VIH y el sida se han generado muchas ideas que no son del todo acertadas. Estas son 20 mentiras que te han dicho sobre este tema. ¡No hagas caso de ellas!

«VIH y sida son lo mismo».
El VIH es virus de inmunodeficiencia humana. Es decir, solo se trata del agente viral. El sida es el síndrome de inmunodeficiencia adquirido, o sea, la manifestación del virus en el organismo.

«Las personas se mueren por VIH».
No, esto ya no es así. Si se lleva el tratamiento adecuado, alguien que vive con el virus puede tener una vida perfectamente normal.

«El VIH solo lo adquieren los homosexuales».
No, la orientación sexual no tiene nada que ver en esto. El virus no discrimina y lo puede adquirir cualquier persona.

«Son castigos divinos».
¿Castigos de quién o qué? Hasta el momento no se tiene identificado por completo el origen del VIH, pero es seguro que no fue una reprimenda divina.

«Es imposible vivir con VIH».
No, nada es imposible y vivir con el virus se puede, que no te digan lo contrario. Solo hay que llevar el tratamiento indicado.

«Las personas que viven con el virus no pueden tener sexo».
Otra mentira, mientras se tenga la precaución adecuada, las personas con VIH pueden llevar una vida sexual muy satisfactoria.

«Solo existe el condón como método de prevención».
Esta es otra gran falsedad. El condón sí es efectivo como método de prevención, pero también existe la PrEP. Es un tratamiento que se consume si tienes comportamiento de alto riesgo, que hace más probable que contraigas VIH.

«El VIH se adquiere con el contacto cotidiano».
¡Si no es polvo! El virus no se puede transmitir por medio de un saludo, un abrazo o cualquier forma de contacto común entre las personas.

«Las madres transmiten el virus a sus hijos siempre».
Es cierto que las mujeres embarazadas pueden transmitir el VIH a sus hijos. Sin embargo, hay maneras de evitar esto. La más importante es que la madre esté en tratamiento. Y ya los médicos serán los indicados en brindar la opción adecuada para que el bebé no adquiera el virus.

ç«El VIH se encuentra controlado».
¡Por supuesto que no! El VIH es un problema latente que aún no ha sido erradicado por completo.

«Se puede contraer el virus en un baño público».
¡Que no! Durante el contacto cotidiano no se transmite el VIH, y eso incluye utilizar los baños públicos.

«Los síntomas siempre son evidentes».
En ocasiones sí, pero esto es diferente en cada persona. Se han reportado casos donde los síntomas ni siquiera se manifiestan hasta mucho tiempo después de adquirir el VIH.

«Los insectos son agentes transmisores del virus».
Esta es una de las mentiras más comunes. Un insecto no inyecta la sangre de otras personas a las que picó.

«El VIH es la ITS más común».
Para sorpresa de muchos esto no es cierto. Aunque el VIH es una ITS muy difundida, no es la más común. Hay otras infecciones más propagadas como el herpes, por ejemplo.

«Si adquiriste el virus ya no puedes hacer nada».
Claro que puedes, de hecho, hay muchas cosas que debes hacer. Recuerda que vivir con VIH no es sinónimo de muerte. Es bueno que estés consciente de tu estado de salud, así puedes iniciar un tratamiento si es necesario.

«Las lesbianas no adquieren VIH».
No es tan regular la transmisión entre mujeres. Sin embargo, sí se han reportado casos donde se adquirió VIH en relaciones lésbicas, sobre todo por compartir juguetes sexuales.

«Aunque lleves tratamiento vivirás muy poco tiempo».
Claro que no, no te dejes engañar. Hay población con VIH que supera los 50 años de vida, la clave es seguir las indicaciones del médico.

«El VIH es un invento del gobierno».
Insistimos en que no se ha determinado el origen preciso del virus. Así que no podemos afirmar que ‘el gobierno’ lo haya creado.

«En una relación monógama no hay riesgo de adquirir el virus».
¿Por qué no habría de existir riesgo? Tú no sabes si tu pareja está teniendo encuentros sin utilizar condón con otras personas. Así que no creas que la monogamia es garantía de prevención.

«Los tratamientos no son efectivos».
Vaya, qué gran mentira. Los tratamientos para el VIH son los que brindan a las personas la oportunidad de llevar una vida normal y sin preocupaciones.

Es sumamente importante que acudas a realizarte la prueba de anticuerpos de VIH de forma regular. Asimismo, utiliza siempre condón. Y si vives con el virus, no dejes de lado el tratamiento.

Deja un comentario